¡Hot, hot, hot!

Yo vengo, probablemente, de la peor generación de técnicos de sonido de toda la historia. En la época en la que yo empecé no existían ni internet, ni escuelas, ni nada parecido; por lo menos que yo supiera. Grabar discos era como un sueño y los estudios, por malos que fueran, no estaban nada mal. Recuerdo que el que había en mi ciudad era un estudio de provincias, en el que tenían, aparte de dos excelentes técnicos, una Api con un otra, 3m, Neumann, AKG, Mellotron, Spring reverb, etc.

Empecé en esto de la grabación con una pequeña mesa de 24 canales Studiomaster y un 8 pistas Foster, por lo que recuerdo haber pagado en su momento 3600 euros. Os aseguro que una fortuna en aquel año y me refiero a finales de los 80, principio de los 90.
El verdadero problema empezó cuando me decidí a cambiarlo. Todo lo que me podía permitir era caro y malo (por eso decía al comienzo lo de nuestra “generación”). Un grabador ADAT de 8 pistas costaba 4000 euros, más o menos, y eso que se trataba de unos grabadores digitales que no es que estuvieran demasiado bien. Era lo único que nos podíamos permitir ya que la segunda mano no se estilaba demasiado y, aún así, era imposible conseguir algo decente por un precio razonable.

Sin embargo, esta circunstancia nos hizo desarrollar una técnica propia que, probablemente, no resultaba ser la más adecuada porque nos basábamos en una mezcla entre digital y analógica que siempre estuviera arriba: ¡Hot, hot, hot!

Os cuento todo esto para hablaros un poco de lo que quería contar. Hay mucha gente que me pregunta que por qué la señal de mis pistas son tan fuertes, a lo que como bien digo siempre: “Así es como yo lo hago”. Siempre que grabo tengo la sensación de que si la señal que uso no es fuerte, lo que grabe no sonará como a mí me gusta. Mi experiencia es que con señales fuertes me suena mejor . No sé sí es así como debería ser, pero lo que tengo claro es que es así como a mí me gusta.

Otra cosa que está de moda, y que nunca hago, es el mix in the box. Cuando mezclo, cada señal sale por un canal de la mesa y necesito que la señal excite el previo. Entiendo que si estás mezclando dentro del entorno del grabador, necesitas retocar volúmenes, por lo que si tienes señales altas se empezará a ahogar la mezcla. En mi caso, cuanto menos toque los volúmenes del mezclador de mi programa, mejor; ya que hay que tener en cuenta que la resolución del audio disminuye a medida que bajas el fader del software. Por lo tanto creo que es importante que mi señal esté arriba, arriba (¡ándale, ándale!).

Por eso el hot, hot, hot estará más cerca de eso que se llama el sweet point.

Esto solo es mi pensamiento. Puede ser peligroso, así que no lo intente en su casa.

Gracias

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s