Soy un demagogo. Johny go, go, go.

Nos ha tocado vivir una época un poco «rara, rara, rara» (como diría Papuchi). Y se debe a que, por un lado, tenemos una suerte enorme por la cantidad de información a la que podemos acceder, pero, por otro lado, esa información muchas veces no la podemos asimilar (que no es mirar así en chino). Gracias a ella todos somos unos sabios, pero ¿en qué se traduce eso? Pues  en que siempre nos sale ese entrenador que llevamos dentro que cree saber quién debería jugar el partido y qué cambios hacer, sin plantearse si su hipotética alineación está en forma o no.

Me explico.

Creo que todos sabemos la teoría de lo que debemos tener en cuenta para conseguir una buena grabación. Está claro que, como siempre, hablo desde mi experiencia, ya que me he encontrado con que en un porcentaje muy, pero que muy grande —yo diría un 95%—, pertenece a grupos autofinanciados con mucha ilusión, muchos de ellos con grandes canciones, pero con poco, poco, presupuesto. Cosa que en el fondo me mola mucho. Con respecto a esa teoría se me ocurren unos cuantos factores que os paso a enumerar pero no por orden de importancia:

  1.  Tener un buen equipo: previos, micrófonos, eq, compresores, etc.
  2.  Tener ese equipo en óptimas condiciones: todo revisado, recateado, válvulas funcionando bien, micrófonos sonando bien, etc; además de tener repuestos por si acaso pasa algo, o que esté algún técnico en el estudio para lo que sea.
  3.  Buenos instrumentos y en perfecto estado: guitarras que afinen bien, cuerdas en buen estado, recambios de cuerdas, pianos afinados, teclados revisados, parches de batería nuevos, etc.
  4. Buenos instrumentistas, y no me refiero a que sean los más técnicos del mundo, sino a que sean capaces de resolver sus propias canciones con holgura, que posean un buen sonido además de un buen tempo y que sepan reaccionar a una sugerencia sin problemas.
  5. Tiempo para poder sacar el mejor sonido y ejecución posible: como elegir entre diferentes micrófonos para un toma de voz o batería, elegir cuál sería el mejor instrumento para la canción, o la afinación de la batería… El tiempo es dinero, por lo menos en mi estudio.
  6. Un asistente para que te ayude: por ejemplo, que pueda poner los micros mientras tú haces otras cosas o lo que sea lo que hace un asistente.
  7. Ser un buen técnico y conocedor de tu equipo.

Todo esto y más hace que aumenten las posibilidades de sacar adelante una buena grabación; sin embargo, aún así nadie te lo asegura. Pero vayamos más allá pues ¿qué pasaría si esos puntos se te volvieran en contra?

  1. El equipo que tienes es el mejor que puedes permitirte y que dista mucho de ser el que a ti te gustaría tener.
  2. El equipo no está en óptimas condiciones puesto que siempre hay algo que no funciona o que hace ruido, y como no tienes un técnico en el estudio tienes dos alternativas: si es muy grave, paras la grabación; y si es algo de lo que puedes prescindir, esperas para mandarlo a que te lo arreglen.
  3. Lo mismo que el punto 1, tenemos lo mejor que nos podemos permitir. Generalmente, y lo digo por experiencia, los grupos no traen ni cuerdas, ni parches, a veces ni baquetas. Y lo entiendo, porque si tienes que empezar una grabación de 1000 euros, no puedes gastar más del 10% en ese tipo de cosas.
  4. Pues lo mismo la gente hace grupos de muy jóvenes y van aprendiendo. Otros tantos son conscientes de que lo que tocan es lo que tocan, y que en algunas ocasiones es difícil lograr un sonido adecuado, cosa que me parece bien. Todos tenemos que ser conscientes de lo que hacemos: unos como instrumentistas y otros como técnicos; en concreto, yo no tengo muy buen concepto de mí.
  5. Cuando tiempo es dinero… Este punto…, ¿qué os parece si lo pasamos?
  6. Jajajajaj jajajajaj jajajajaj cuando asistente es dinero… Este punto…, ¿qué os parece si también lo pasamos?
  7. Pues como los otros puntos: somos el mejor técnico que podemos ser. Y lo que tenemos que ser es menos teóricos y más prácticos

La demagogia en la grabación no existe, porque no sabes lo que va pasar en una sesión. Lo que hay que hacer es grabar lo mejor que se pueda, por lo que si hay que grabar un disco en tres días y resulta que se te estropea tu micro favorito, pues lo que debes hacer es coger otro y ya está… ¡Y tendrás que colocar tú los micros o recoger el estudio!

Teoría, teoría, teoría…

Bueno ya no escribo más que me estoy cagando.

Por cierto, os dejo un previo sobre mi próximo vídeo.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s