Canción y sonido: juntos de la mano, miembros de una inglesa.

Siempre se habla de que a la hora de grabar una canción lo más importante es la propia canción y no puedo estar más de acuerdo. La canción es muy importante, lo más importante, pero si no la sabemos vestir podrá acabar siendo un desastre. Os puedo confesar que he escuchado canciones increíbles que con una instrumentación y un sonido inadecuados me resultaron inaudibles.

Esto es como si cogen a Muni (que es perfecta) y la visten de perro-flauta con el pelo de Melendi: la cosa cambia porque ya no luciría tanto. Sin embargo, si me cogen a mí y me ponen al estilista de Paris Hilton, pues me pasaría lo que que le pasa a Paris: podría dar el pego.

Cuando se habla de producción, (y es algo que no voy a tratar ahora) es muy importante elegir los instrumentos y el arreglo adecuado, si no el resultado podría quedar horroroso, y es que nos podemos encontrar una multitud de ejemplos en la historia de la música, y si no que se lo pregunten a los 80’s —aunque ejemplos en todas las épocas siempre hay—. También ha ocurrido al revés, cuando crearon unos arreglos acertados, con la instrumentación adecuada, para unas canciones que al principio eran mediocres y que pasaron a la historia como buenas. Queda claro que ahí lo bueno era todo menos la canción.

Un patrón de batería cambia la canción, pero un sonido también, y así podríamos seguir con todos los instrumentos, por lo que no pensemos que es suficiente con tener una buena canción. Quizás a alguien no le guste “Yesterday”, a mí sí. Quizás un poco manida, pero creo que, al fin y al cabo, es una buena canción. Creo que la canción luce en la versión de los Beatles; en cambio, en la versión de Michael Bolton resulta patética y dramática. Otros ejemplos los encontramos con la Motown o Stax o el sonido jamaicano de Lee Perry o Joe Meek, las producciones de Jack Nitze…, todas esas canciones sin su sonido quedarían reducidas a la mitad, de ahí cuando afirmo que lo importante no solo lo encontramos en la canción, sino también en su sonido. ¡Atención al dato! Me refiero a SU sonido y no AL sonido. No sé si apreciáis la diferencia a la que me refiero, porque a mí el sonido como ente al que los técnicos se refieren, la verdad: me da un poco lo mismo, y, para ser sincero, no me preocupa mucho; sin embargo, el sonido propio de la canción es algo que me flipa y que considero lo más importante en el estudio o lo que sea. Por eso creo que es primordial trabajar con gente que te pueda ayudar a que tu canción llegue a ser todo lo buena que parece.

Otro día hablaré de lo que significa producir y de lo que creo en qué consiste ser un productor.

Gracias por leer estas chorradas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s