Vocaliza, que no te entiendo

Parece ser que cuando uno está grabando las voces de una canción y, de repente, no se le entiende alguna palabra al cantante, la gente se pone nerviosa y dice: “No se le entiende lo que dice, es que no vocaliza bien. Hay que repetir.” Cosa que a mí me parece genial, por lo que repetimos, aunque muchas veces prefiero que no se entienda lo que dicen. Entonces, en ese instante en el que se pronuncian las palabras “Hay que repetir”, echo la vista atrás, no demasiado atrás, un par de horas mas o menos, a cuando estábamos grabando la batería o el bajo o la guitarra (cuando sí me pongo nervioso) y recuerdo esos momentos en el que el batería daba golpes por dar, con los que conseguía volúmenes irregulares, o el guitarra pisaba de una forma no muy correcta las cuerdas… Después de ese viaje, regreso al futuro para comentarles que vocalizar no es una cosa exclusiva del cantante, que si queremos que la voz se entienda, hay que decir las palabras bien, ósea —médula— que hay que vocalizar, pero, que si queremos que se escuche un timbal bien, también habrá que darle bien de nuevo. Vamos, quiero explicar que debemos vocalizar tanto con la batería, como con la guitarra, con el piano o con lo que sea.

Me refiero a que, en un sentido no muy estricto de la palabra, vocalizar es algo que tenemos que hacer con todos los instrumentos si queremos que se entienda lo que tocamos. Tan importante como la voz, que parece la guinda del pastel, son el bajo o la batería, ya que si no vocalizamos todos correctamente, el resultado de la grabación se parecerá a un bar de copas a las 4 de la mañana, todos borrachos.

Muchas veces, cuando uno toca la batería hace cosas por hacer, está tocando y piensa «hombre un timbal ahí, voy a darle», y le da un pequeño toque que no viene a cuento, o le da por meter bombos a mansalva con diferentes intensidades. Al final esa batería no tiene mucho que ver con el instrumento y sí con Mariano Ozores, que por hablar, hablaba; y decir, decía; pero entender, nadie entendía… No ocurre solamente con las baterías sino que es extensible a todos los instrumentos.

En resumen, ¡vocaliza!, que no te entiendo. Tenemos que conocer las limitaciones cuando grabamos algo muy importante, que nos sirva para potenciar lo que sabemos hacer y, así, creo que tendremos mucho ganado: vacas, caballos, terneros, ovejas, cabras…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s