El estudio por dentro: Los micrófonos (II)

Aquí viene la segunda parte de los micrófonos y espero que os haya sido de alguna utilidad la primer. A ver qué os parece esta segunda. A ver si el dicho de que “segundas partes nunca fueron buenas” aquí no se cumple.

Y como tengo que comenzar por algún sitio, empezaré por un micro por el que mucha gente pregunta.

Subkick de Yamaha

Es un altavoz —¿pero esto no iba de micros?— que se usa como micro —¡Ah!, vale. Me quedo más tranquilo— y sirve para captar los graves de una manera brutal. No soy muy fan (ventilador en inglés) del Subkick para el bombo ya que hace que me suene como demasiado hi-fi, así que lo suelo usar más en el bajo. Ahí me gusta.

RCA 77DX

De estos tengo dos, y uno es ligeramente diferente al otro. Aunque en un principio los había comprado con la intención de quedarme con el que más me gustara y después vender el otro, después de probarlos me di cuenta de que cometí un error ya que eso no pasa nunca: siempre te quedas con los dos. Ahora mismo es mi favorito en las guitarras acústicas, y, también, se ha convertido en mi favorito para según qué tipo de voz. Que me dices que con el piano o con vibráfono, pues te digo que súperchoni-o-sea-a-tope; muy guay en los platos cuando lo pongo justo encima del bombo, mirando hacia la caja; hasta para los metales…

RCA 74JR

También cuento con dos, pero los he mandado a igualar y podrían sonar, si no casi parecidos, diría que igual. Os preguntaréis que para qué los uso, pues no os mentiría si os dijera que casi para lo mismo que los 77, pero, claro, con sus diferencias sónicas. Suenan como más apagados y un poco mas lo-fi, por lo que si quiero un sonido añejo o apagado, suelo elegir esta opción.

AEA 44

Se trata de la copia del RCA 44, un micro espectacular, muy, muy pesado. Me gusta mucho en la voz, o para una grabación mono de batería, para grabar el piano y la voz al mismo tiempo, incluso la guitarra y la voz, y no lo descarto cuando pienso en grabar metales o cuerdas.

Coles 4038

Os presento a mis favoritos para overheads, aunque muy a mi pesar, los he usado tanto que últimamente los tengo apartados con una orden de alejamiento, y el motivo por el que los he tenido demasiado tiempo enchufados es porque tienen mucho carácter y al final consiguen que suene un poco siempre igual. Sin embargo, si los descuelgo de los overheads es para colocarlos junto a los metales, casi siempre los grabo con un solo micro y cuando es así, uso casi siempre un Coles de Bruselas.

Lauten audio

Por aquí veo dos: el de válvulas (Oceanus) y condensador (Clarion). El Oceanus lo uso casi siempre en la batería para el bombo o el timbal base; mientras que el Clarín para el bordón, el tom 1 o el micro del culo, el de transistores tiene un boost que resulta muy útil para no forzar el previo cuando tienes señales con muy poco volumen.

Placid audio

Me encantan estos micros ya que suenan muy personales, muy medio, sin graves saturados. Me flipa en la voz y sobre todo en el piano, también en la guitarra acústica, y en la batería, aunque ahí no me parece la bomba, quizás pudiera colocarlo en el bordón. Lo malo que tienen es que crean adicción.

Altec 639

Qué mejor que explicar este micro que con un símil con la comida. Vamos a ver, en mi casa consumimos mucho una salsa que se llama gaucha que se usa para la carne y el pescado, a fin de cuentas está muy buena con todo. Hace años estaba en el estudio grabando a Thom Monahan (Little Joy, Devendra Banhart, Beachwood Sparks) y flipaba con esta salsa, hasta tal punto que cuando conoció el Altec —al que poníamos en todo— lo bautizó como el micro “salsa gaucha”, porque daba igual dónde lo colocara, que iba a sonar bien. Es un micro de cinta con un selector en la parte posterior que permite cambiarlo a dinámico. Me gusta usarlo en la voz y delante de la batería para una grabación en mono o, incluso, en el bombo.
Debido a su tamaño y a su peso, es un micro difícil de colocar, no es fácil de posicionar en el piano o en las acústicas, pero si consigues ubicarlo correctamente sonará estupendo, aunque haya que jugar mucho con las distancias.
Shure SM7

Estupendo micro de voz en el que pienso cuando grabo grupos en directo y quieren grabar la voz; también para voces que requieran un sonido como más directo. Sé que la gente lo usa en la cajas y el bombo, pero, para ser sincero (que es algo que tengo que ser), solo lo uso para la voz.

Moth mic

Una compañía española que fabrica micros. Son tipo Placid, rollo lo-fi. Un gran punto a su favor es que tiene salida de jack, así lo puedo enchufar directamente a un ampli, al Leslie o similares. Por ejemplo, cuando grabo unas acústicas y quiero pasarla a través de un ampli.

Beyerdynamic 160

Es el único micro de cinta cardioide. Queda muy guay en las eléctricas, hasta tal punto que lo veo como otra opción a los Royer y al U67. Me gusta mucho para overheads y rooms, para la voz o la caja.

Beyerdynamic M500

Otro micro de cinta, de nuevo para la voz. Lo tengo hace muy poco, así que no os podré contar mucho ya que no tengo mucha experiencia con él.

Sony C37P

Micro de condensador que queda muy guay en la caja y en el bombo que es como más lo uso. No lo descarto cuando quiero grabar instrumentos acústicos.

Sony C37A

La versión a válvulas del anterior y más cotizado, ya que se trata de la respuesta japonesa al U47. El lugar que suele ocupar en mis grabaciones es en la voz, aunque no descarto colocarlo encima de la batería y como room, o en las acústicas, el contrabajo y las cuerdas. Merece mucho la pena porque es muy, muy, muy, muy guay.

KSM353/ED

Aunque no lo ponga en el nombre, se trata de un Shure de cinta, pero no de una cinta cualquiera, sino de una muy especial, que alarga su vida últil para que se pueda exprimir en aplicaciones extremas. Este micro resulta óptimo en las voces femeninas por lo que, como cualquier micro de cinta con el que obtienes un sonido muy natural, prácticamente solo lo uso para las voces; aunque, por supuesto, lo he probado con todo —remember: con este rollo que estoy soltando trato de comentar en qué situaciones uso yo mis micros—.

Bueno, si sumo esta entrada a la anterior, se acabó el ladrillo que os he soltado. Seguro que me dejo alguno atrás, pero si me lo dejo será porque no aparecen mucho en mis grabaciones. Fijaos que ahora me viene a la cabeza que tengo algún PZM, algún AKG D190, algún Telefunken M80 y Shure 58, un par de Electrovoice, pero, lo dicho, son micros que no suelo utilizar normalmente.

Espero que os haya gustado y entretenido, el próximo será de grabadores.

Ciao

Advertisements

One thought on “El estudio por dentro: Los micrófonos (II)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s