Estribillos estribillos estribillos ¡¡¡¡¡¡¡qué pasa con las estrofas!!!!!!!

De un tiempo a esta parte, los grupos y compañías de discos solo quieren estribillos y estribillos y estribillos; por lo que no le debería extrañar a nadie que las canciones se hayan convertido en una sucesión de acordes como de excusa para llegar al momento culmen —que colma—: el estribillo. Se supone que el estribillo —sí, repito mucho “estribillo” como los estribillos de las canciones— será el elemento clave para  que la canción se escuche y tú te hagas popular. Ya no sé si se dice vender discos, o bajar discos, o me gustan o o o o o o o  (si lo lees con música aquí tendrás un estribillo de hoy en día).
La diferencia de tener una canción excelente a una con gancho se basa en que tengamos una canción con un estribillo guay, pero con una estrofa aún más guay todavía. Cuando oímos esas canciones míticas que tanto nos flipan, solemos olvidar que llevan unas estrofas que superan totalmente al estribillo, ya que este se encarga de colofonar (o sea, ser el colofón) el desarrollo de la estrofa, su evolución lógica.

Pero de ahí, a lo que nos encontramos hoy en día, va un mundo, ¿cómo puede ser que las estrofas sean un simple trámite para llegar cuanto antes al ohhh, ye yo ye o algún sonido onomatopéyico que aparece, hasta decir basta, en estribillos que escuchamos en la actualidad? —Y lo digo por experiencia—

Hagamos más inca pie en lo más difícil del tema: las estrofas y los puentes. ¿Que por qué son lo más difícil? Pues porque si te pones a pensar …

(¿Estás pensando?)

resulta más complicado componer alguna de esas otras partes de la canción que un estribillo que todo el mundo cantará o tarareará.

Todo esto lo llevo pensando desde hace mucho tiempo, pero el otro día veníamos de tocar y pusimos el Rubber Soul (sí, lo sé, llamadme clásico si queréis) y empezamos a diseccionarlo. La verdad es que era tarde y no sabíamos otra manera de no dormirnos, así que empezamos a flipar, otra vez, con las canciones del disco y si hubo algo en lo que todos coincidimos fue en las melodías tan espectaculares de las estrofas, hasta algunas nos hacían olvidar los tremendos estribillos.

En fin, vivan las estrofas que, al fin y al cabo, suelen ocupar más tiempo en la canción, por lo que debemos centrarnos más en ellas para que sean mejores.

Y YA NO HAY MAS DISCUSIÓN ON ON ON ON ON ON ON

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s