Para el próximo disco…

Hola chichos y chicas.
Hacía —Belén vaaa una burra Rin, Rin…— mucho que no escribía en el blog. Principaypal-mente por una falta de tiempo y por una falta de inspiración a la hora de escribir. Amigos, ya estoy seco como escritor (cara triste), ya no me queda de qué escribir (cara triste con una lágrima), pero poco a poco irán aflorando temas (cara alegre con las mejillas rojas) relacionados con el estudio, que traten más con el comportamiento y la actitud de los que van a grabar, que de la técnica durante la grabación.

Entonces, como quiero empezar ya a hablaros de dicho comportamiento, hoy voy a tratar las proposiciones que algunos músicos se hacen después de acabar su disco.

Para muchos, el final de un disco es como un parto interminable, en el que, nada más decir se acabó, se empiezan a tantear nuevos retos, como el que se plantea sus propósitos de año nuevo y, para obligarse a cumplirlos, decide escribirlos de su puño y letra en un bloc. Agarra un boli, pasa la tapa por las anillas superiores y escribe con buena letra: “Este año que viene, dejo de fumar. Iré al gimnasio. Dejaré de engañar a mi pareja. Cagaré menos. Y, por último, prometo salir a correr.” Luego deja el boli, cierra el bloc, y se dice para adentro: “Ya si eso empiezo el día 2.” ¿Cuál es el resultado? Pues proposiciones que, generalmente, no se llegan a cumplir. Digo g-e-n-e-r-a-l-m-e-n-t-e.

Sí. En los discos pasa un poco lo mismo. Una vez que los grupos dan el disco por terminado, suelo escuchar en aquellos que se les hizo cuesta arriba la grabación: “Oye, para el próximo disco solo acústica y voz.” O también: “Para el próximo disco nos trabajamos algo más crudo.” Oh oh oh oh.

Se marcan tantos propósitos para “disco nuevo” que, al final, g-e-n-e-r-a-l-m-e-n-t-e noise cumple. Básicamente, porque los discos, desde mi punto de vista, no se pueden plantear de esta manera. Estos, al fin y al cabo, no dejan de ser un cúmulo de influencias de todo un año, durante el cual, los gustos van cambiando. Sí, es verdad que, cuando empiezas a componer, podrás ir haciéndote una idea de hacia dónde quieres ir, e, incluso, puedes llegar a plantearte si girará en torno a un concepto determinado, pero no debes partir del despecho que te produjo la grabación interminable —never end recoooording, a-a-aa, a-a-aa, a-a-aaaa— del disco anterior, porque igual el siguiente acaba siendo más traumático.

Tenemos que asumir nuestros aciertos, pero también nuestros errores. Y con nuestra experiencia, intentar ser mejores en cada disco. Sí. Digo ser mejores. Nosotros. Que eso es fácil de conseguir. Lo difícil vendrá cuando queramos que nuestros discos den ese salto de calidad y sean mejores, porque para eso dependeremos de otros factores, como la inspiración.

Así que asumid: ¡menos proponer y más hacer!

Lo dice un Grammy Nominated

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s